Check list para un buen comienzo

Todo cambio que planificas hacer en tu vida, debe contar con una planificación  estratégica.

El mejorar la salud y bajar de peso no es la excepción. De hecho es un Proyecto de tan alto impacto que requiere no sólo una planeación estratégica, sino también un plan de contingencia que te permita seguir la línea de tu meta, incluso en situaciones de “riesgo”.

Sortear estas situaciones de riesgo son las que marcan la diferencia entre hacer una dieta de una semana y lograr un equilibrio saludable de por vida. Es imposible estar en régimen 24 horas al día, los 7 días de la semana, pero también es imposible cambiar tus hábitos y tu cuerpo si rompes el régimen día de por medio.

Así que si ya tienes listo tu Plan Estratégico para Bajar de Peso, recuerda también formular tu Plan de Contingencias, ese que te salvará el esfuerzo de tu día en una cena improvisada fuera de casa, en ese ataque de ansiedad en un día estresante de trabajo, en esa merienda en la que tu cabeza solo te pide chucherías.

Algunas ideas básicas para tu Plan de Contingencias son:

  • Meriendas listas: Mantén siempre a tu alcance meriendas sanas. Piensa en los lugares probables donde te podría pescar la hora de la merienda y que no te la saltes: en la gaveta de tu escritorio, en tu cartera, en el carro. Hay una gran variedad de snacks incluyendo frutas y carbohidratos complejos que puedes mantener en lugares estratégicos.
  • Bol de ensalada lista: No funciona llegar del trabajo muerta de hambre y tener cabeza para pensar en preparar una cena saludable. Sale mas fácil “pellizcar” lo que encuentras, mientras te preparas la cena y eso es un grave error. Para evitar esto, mantén en la refrigeradora un bol de ensalada fresca: lechuga, tomate, zanahoria, pepino, etc. Sólo te la sirves, agregas queso, jamón, huevo cocido o algún bistec que sobró del almuerzo. Lo aderezas y ¡listo!
  • Linaza lista: Sólo de que te sirvas una cucharada en un vaso de agua y te la tomes 10 minutos antes de comer. Recuerda mantenerla molida en la refrigeradora.
  • Botella de agua lista. Antes de comer, identifica si es hambre o sed. Mantén tu botella de agua todo el tiempo llena y tómala fuera de los tiempos de comida.
  • Postrecito saludable (por emergencia para un ataque de ansiedad): ¿Antojada? ¿Con ganas de algo dulce? Un yogurt, una barrita de cereal, una galleta de linaza, un helado de yogurt bajo en grasa. Hoy en día tenemos infinitas posibilidades de sacarnos un antojo sin que nos matemos de ansiedad.
  • Batidos para desayuno listo: ¿Hoy no tienes tiempo de sentarte a desayunar? ¡No te vayas con el estomago vacío! En 3 minutos puedes preparar: 3 cdas de leche descremada, 1 banano, 1 cda de germen de trigo, 1 cda de linaza molida, 1 cda de miel, 1 clara de huevo crudo (tranquila, ni la sentirás). Licuas todo con ½ vaso de agua y tienes un desayuno completo y altamente nutritivo.

Como ves, hay muchas maneras de mantener tu equilibrio, incluso en los días de estrés, de carreras, de antojos, sólo debes tener un poco de imaginación e iniciativa.

Anuncios
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: